Aumentar las defensas del recién nacido

Aumentar las defensas del recién nacido:  "Cocooning" o la estrategia del nido frente a la tos ferina y la gripe.
Las defensas frente a las enfermedades se clasifican -de modo simplificado- en inespecíficas y específicas.
Las inespecíficas las tenemos desde que nacemos y funcionan para todos los microbios -por eso se denomina inespecíficas- asi por ejemplo la integridad de la piel dificulta las infecciones de la misma, o la tos para defensa frente a las infecciones respiratorias o la secreción ocular para dificultar las conjuntivitis; hay además otros mecanismos más desarrollados como diversas substancias (lisozima, interferón, complemento, etcétera), células como los macrófagos, neutrófilos,... Sin embargo estas defensas, que todos tenemos, no siempre son capaces de impedir que suframos infecciones o incluso reinfecciones (por ejemplo padecer la gripe varias veces en  la vida). Se debe a que  necesitan el auxilio de las defensas específicas, en especial los anticuerpos.
Las defensas que suministran los anticuerpos son específicas, o sea las que te defienden de la gripe de este año probablemente no te defiendan de la gripe del año próximo. Sería como tener las llaves de un apartamento del hotal pero no la del apartamento vecino.A más llaves que tengas (más anticuerpos) eres inmune a más enfermedades (tienes defensas).¿Y como se consiguen esas llaves (anticuerpos específicos) frente a diversas enfermedades?
En adultos y niños de dos maneras se fabrican anticuerpos específicos:
1.-Padeciendo la enfermedad
2.- Siendo vacunado ( si existe vacuna disponible).
En recién nacidos existe una  tercera manera, ¡afortunadamente!: por anticuerpos recibidos de la madre durante el embarazo.
Ante el resurgir de la tos ferina, que puede ser muy grave en recién nacidos y lactantes pequeños, hay que recordar que existe una vacuna disponible y segura pero el problema con los recién nacidos y lactantes pequeños es que se inicia la vacunación a los 2 meses de vida y es frecuente que el paciente no tenga anticuerpos específicos, suficientes para no sufrir la enfermedad, hasta recibir la segunda o la tercera dosis (4 y 6 meses), ¿que hacer? ¿como proteger al lactante pequeño en ese periodo ventana de unos 6 meses ante el resurgir de la enfermedad?
Respecto a la gripe, esta enfermedad  no es tan grave como la tos ferina pero no deja de ser  seria en menores de 6 meses (con necesidad muchas veces de  ingresos) y mucho más frecuente que la tosferina, luego es importante que los niños pequeños est´´en también lo más protegidos posible. ¿Que se puede hacer?
Aquí, frente a ambas enfermeddes, es donde se puede aplicar el Cocooning (algo asi como nido protector) vacunando a la madre -normalmente en el tercer trimestre- para aumentar sus anticuerpos ante estas dos enfermedades y así transferir anticuerpos al feto, y por tanto al recién nacido para procurarle así inmunidad.
Otra estrategia sería, una vez producido el nacimiento, vacunar (o revacunar) de gripe y tos ferina a padres y familiares en contacto directo con el recién nacido para que ellos no  pasen la enfermedad. Sería una inmunidad de grupo: el grupo al no padecer no  transmite la enfermedad. El grupo le protege. Es una estrategia muy recomendable y además como la vacuna de la tos ferina va siempre acompañada por la del tétanos ( para quien todo el mundo debería estar revacunado cada 10 años por las heridas que todos nos hacemos) y la difteri,a el vacunar, a los padres pude considerarse hacerles un favor
Yo, en consonacia con las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría y la Academia Americana de Pediatría -entre otros-, recomiendo firmemente esta estrategia.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario